secuelas-deportivas-poscovid

Recupérate de las secuelas poscovid y vuelve a entrenar como antes

La comunidad médica investiga los efectos del Covid-19 a medio y largo plazo, un terreno sobre el que todavía existen muchas incógnitas. Todos los estudios apuntan la existencia de secuelas poscovid localizadas en diversas áreas del organismo. La zona más afectada por el Sars-Cov-2 son los pulmones, aunque también se han observado afecciones en el sistema cardiovascular, el aparato digestivo, la piel, el sistema neurológico, la musculatura, entre muchos otros síntomas como el dolor de pecho, la pérdida de peso, el dolor generalizado, los escalofríos, la insuficiencia renal, etc.

Aunque son diversos los problemas derivados de las secuelas físicas y las secuelas respiratorias poscovid, también existen cada vez más datos que confirman la posibilidad de recuperación. Ejemplo de ello es el estudio liderado por el Jefe del Servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, Jaime Signes-Costa, donde los últimos datos recogidos muestran una progresiva mejoría de los pacientes.

Las secuelas poscovid tienen un impacto directo en el rendimiento físico de los entrenamientos, aquellas personas que practicaban deporte de manera normal, es posible que experimenten un descenso en su capacidad de esfuerzo. La fatiga, las afecciones pulmonares y cardiovasculares, así como la pérdida de peso y de masa muscular son los principales obstáculos a superar que se encuentran los deportistas en su vuelta a los entrenamientos. Aunque lo principal es realizar un regreso paulatino y controlado, existe una manera de acelerar de forma totalmente segura este proceso. ¿Quieres volver a entrenar como antes? ¡Sigue leyendo!

Secuelas poscovid y deporte

Las personas que han pasado el Covid-19, con mayor o menor gravedad, pueden sufrir algunas de las secuelas poscovid. Así lo confirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe, donde se analizan algunos de los datos recogidos en los diferentes estudios sobre sintomatología persistente después del Covid-19. En él asegura que algunos de los síntomas del virus pueden aparecer semanas o meses después de haber pasado la infección, tanto en personas hospitalizadas como personas asintomáticas o con un cuadro de infección leve.

Las secuelas poscovid afectan a la realización de actividad física, así como a la vida cotidiana en general, ya que el organismo no se encuentra totalmente recuperado. Es fundamental conocer cuáles son estos síntomas que persisten y que afectan directamente a la práctica del ejercicio físico, cómo debe retomarse la actividad y cuáles son las medidas necesarias para su completa recuperación. La realización de una actividad física exigente, sin tener en cuenta la situación del cuerpo tras la enfermedad, puede comportar graves riesgos para la salud; incluso el riesgo de muerte súbita debido a la miocarditis derivada de las secuelas cardiovasculares. A continuación analizamos cuáles son las secuelas poscovid que afectan directamente a la práctica deportiva y cómo podemos acelerar el proceso de recuperación.

Secuelas respiratorias

Los pulmones son el órgano más afectado del cuerpo, ya que la respuesta inflamatoria generada por el organismo como mecanismo de defensa, produce un deterioro en la función pulmonar, así como enfermedades pulmonares intersticiales y disminución de la cantidad de oxígeno en la sangre; sobre todo, en las personas que han desarrollado neumonía.

La fatiga es el síntoma poscovid más común, se caracteriza sobre todo por la sensación de cansancio y falta de energía, además de la falta de concentración. El doctor Jorge Jorquera, especialista en enfermedades respiratorias, afirma que es común observar entre aquellos pacientes acostumbrados a la práctica de deporte,  los cuales han superado el Covid-19, que su rendimiento físico ha disminuido considerablemente y que ahora los mismos ejercicios les suponen un esfuerzo mayor.

Según un estudio desarrollado por investigadores austriacos, el 88% de los participantes manifestaban daños pulmonares y síntomas respiratorios del coronavirus, hasta seis semanas después de haber superado la enfermedad. Asimismo, una de las primeras investigaciones realizadas en China con personas que habían superado el virus, mostraba como estas reducían considerablemente su capacidad pulmonar, incluso aquellas que habían tenido una infección leve.

Asimismo, la fibrosis pulmonar derivada de las lesiones pulmonares causada por el virus, puede generar dolores punzantes.

Secuelas cardiovasculares

Al igual que la fatiga y la disminución de la capacidad pulmonar, las secuelas cardiovasculares poscovid tienen consecuencias directas sobre el rendimiento de la actividad física. La investigación austriaca, antes mencionada, arroja otro dato importante: un 50% de los participantes presentaba problemas de corazón.

De la misma manera que ocurre en el aparato respiratorio, la respuesta inflamatoria del cuerpo para defenderse del virus tiene consecuencias en el sistema cardiovascular, provocando el incremento del aumento de la frecuencia cardíaca en reposo, inflamación vascular, arritmia o miocarditis.

Sobre todo preocupa el desarrollo de esta última afección, la miocarditis, que es una de las principales causas de muerte súbita; la cual puede producirse si no se realiza una correcta adecuación a la actividad física. Unos niveles excesivos de exigencia, podrías dar lugar a una lesión cardíaca, en un estado en que el organismo todavía puede no estar del todo recuperado del paso de la infección; incluso en aquellas personas que experimentaron un coronavirus leve o fueron asintomáticas.

Un ejercicio intenso en un cuerpo que presenta secuelas poscovid podría deteriorar el sistema inmunológico, empeorar los síntomas todavía persistentes de la infección, incrementar la inflamación, así como la necrosis celular, pudiendo producir una miocarditis. Según la investigación liderada por Enric Topol, investigador y cardiólogo del instituto americano de investigación Scripps Research Institute, varios deportistas de élite positivos en Covid-19, mostraron signos compatibles con la miocarditis.

Secuelas musculares

Muchas de las personas que pasan el Covid-19 experimentan un proceso de pérdida de peso, así como de masa muscular, causados tanto por el proceso infeccioso como por los largos periodos de reposo e incluso inmovilidad. Las secuelas musculares más graves suelen darse en aquellos pacientes ingresados en la UCI, los cuales pueden llegar a perder hasta un 20% de la masa muscular.

Asimismo, tal como indica el doctor Jorge Joquera, la infección por Covid-19 implica también la pérdida de oligoelementos, fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo, así como vitaminas y otras sustancias esenciales para la salud.

Por otro lado, los dolores musculares y articulares, originados a partir de la respuesta inflamatoria del cuerpo frente al virus, pueden persistir hasta los seis meses; así lo ha confirmado el doctor José Luis Pablos, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario 12 de Octubre: “pueden afectar a hasta un 20% de los pacientes a los tres meses y parece que tienen a reducirse al 10% a los 6 meses”.

Aquellas personas deportistas que hayan pasado el Covid-19 y, tiempo después, realicen entrenamientos de alta intensidad pueden desarrollar afecciones inmunes transitorias, inflamación muscular, estrés oxidativo y daño muscular.

Entrenamiento seguro: recuperación de las secuelas poscovid

La práctica de deporte después del Covid-19, lejos de ser perjudicial, está totalmente indicada incluso para las personas que presentaron cuadros infecciosos más graves; no obstante es imprescindible seguir atentamente las indicaciones de los expertos y adaptar el ejercicio a las necesidades del cuerpo en ese momento.

Después de pasar la infección por coronavirus, y como medida de prevención para evitar la aparición de problemas o complicaciones derivadas de las secuelas poscovid, es muy importante empezar de manera gradual con la actividad física. El doctor Jorge Jorquera, recomienda retomar la práctica deportiva con un nivel de exigencia al 25% o 30% de la actividad que se solía hacer habitualmente. Además de paulatino, es importante iniciar la vuelta prestando especial atención al fortalecimiento muscular, antes incluso que iniciar cualquier tipo de ejercicio aeróbico.

Por otro lado, dada la existencia de posibles secuelas cardiovasculares, los expertos recomiendan la realización de un electrocardiograma, con el objetivo de medir el estado del corazón y el sistema cardiovascular. Para aquellas personas que vayan a iniciarse en prácticas deportivas de alta intensidad, también es interesante la realización de una prueba de troponina, que ayuda a detectar daños en el miocardio, una prueba de esfuerzo, una prueba con Holter y una resonancia.

Según las recomendaciones publicadas en las revistas médicas JAMA Network y la European Heart Journal una actividad física moderada, sobre entre un 60% y un 80% del máximo de cada persona, implica un descenso del riesgo de infección. Asimismo, Pedro Manonelles Marqueta, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, advierte de la necesidad de adaptar la recuperación deportiva a las necesidades de cada uno: “si tiene insuficiencia respiratoria, deberá trabajarse la musculatura respiratoria; si tiene atrofia muscular, deberá iniciarse un programa de musculación muy suave con ejercicios de fuerza; si hay problemas de resistencia, habrá que hacer trabajo aeróbico”.

Acelera el proceso de recuperación de manera segura y mejora tu entrenamiento

La oxigenoterapia o medicina hiperbárica es un tratamiento médico que busca incrementar los niveles de oxígeno de los tejidos, acelerando así los procesos de recuperación físicos del cuerpo, a la vez que produce un efecto antiinflamatorio y mejora el sistema inmunológico.

Tal como su nombre indica, el principio activo de la oxigenoterapia es el oxígeno, hecho que lo convierte en un tratamiento totalmente natural y libre de efectos secundarios nocivos para la salud.

Su aplicación es realmente sencilla y no requiere de medicación, tan fácil como respirar el oxígeno en un espacio acondicionado para ello; además, esta no causa ningún tipo de dolor o molestia.

La oxigenoterapia es el complemento idóneo para los procesos de recuperación poscovid e iniciación de la práctica deportiva, ayudando al paciente a superar las secuelas respiratorias de manera más rápida y mejorando el sistema cardiovascular. La hiperoxigenación permite que oxígeno acceda a aquellas zonas con déficit de oxígeno o zonas inflamadas.

Este tratamiento médico tiene muchas otras aplicaciones en muchos otros campos como en los tratamientos oncológicos, la fibromialgia, las lesiones musculares y las fracturas, enfermedades pulmonares, la isquemia crónica, el pie de diabético, etc.

Prueba una de nuestras sesiones con medicina hiperbárica y vuelve a entrenar al 100%. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos, también puedes consultar el aparado de Preguntas Frecuentes.

¿Preparado para volver a ser el mismo de antes?

Preferencias de privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.