beneficios-oxigenoterapia

¿Qué beneficios tiene la medicina hiperbárica para tu salud?

La oxigenoterapia, o medicina hiperbárica, es un tratamiento médico utilizado en multitud de patologías y problemas de salud. El principal objetivo de este fármaco en forma de gas es el de aumentar los niveles de oxígeno en sangre, lo que desencadenará en una serie de efectos beneficiosos para el organismo, ayudándole así la recuperación y/o prevención de las diferentes enfermedades.

A grandes rasgos, la medicina hiperbárica rehabilita el tejido dañado, elimina las sustancias tóxicas, acelera el proceso de recuperación, genera un efecto antiinflamatorio global y fortalece el sistema inmunitario. Además, el incremento de oxígeno en sangre produce un efecto de relajación física generalizado, ayudando a hacer frente estados de ansiedad, estrés, nerviosismo, trastornos del sueño, etc.

El oxígeno se aplica en mediante la vía respiratoria en espacios habilitados para ello, las cámaras hiperbáricas, a una presión más alta de la normal. Puedes conocer la diferencia entre las cámaras de alta y baja presión en nuestro artículo Diferencias entre las cámaras hiperbáricas de baja y alta presión.

A continuación, te explicamos los 8 beneficios clave de tratamiento con oxigenoterapia.

1. Activa la actividad celular

El organismo necesita oxígeno para su correcto funcionamiento, de hecho, este elemento es indispensable en la realización de numerosos procesos bioquímicos, uno de los más importantes es la actividad celular. Las patologías y los problemas de salud tienes consecuencias directas en el desarrollo celular, lo que agrava más todavía la situación y dificulta la recuperación del paciente.

Uno de los principales objetivos de la medicina hiperbárica es el de revertir este proceso, ya que un aporte extra de oxígeno, supondrá el extra de energía que necesitan las células para llevar a cabo su actividad correctamente.

Por ejemplo, en el caso de las células endocrinas del páncreas, responsables de mantener los niveles de glucosa en sangre, el oxígeno hiperbárico ayuda regular dichos niveles, ya que acelera la recuperación de las células. O en el caso del colágeno, por ejemplo, el oxígeno es fundamental para estimular la producción de fibroblastos, elementos clave en la salud de las uñas y el cabello.

Asimismo, el oxígeno hiperbárico también tiene un papel clave en la ortogénesis (proceso de crecimiento y desarrollo de los huesos), ya que ayuda a la proliferación de las células en el tejido óseo.

Gracias a la estimulación de la actividad celular, es posible acelerar y mejorar los procesos de recuperación del organismo, sea cual sea la naturaleza de la enfermedad. La oxigenoterapia es beneficiosa, como terapia principal o complementaria, en infinidad de patologías que abarcan desde enfermedades oncológicas, fatigaproblemas multiesqueléticos, cronificación de heridas, etc.; incluso afecciones degenerativas como la ELA.

2. Elimina la hipoxia de los tejidos

Las enfermedades y los problemas de salud dificultan la llegada de oxígeno a los tejidos, la disminución de esta sustancia genera regiones hipóxicas. La hipoxia se define como la ausencia de oxígeno, situación que no solo impide la recuperación del tejido, sino que genera nuevos problemas.

Por ejemplo, en el caso del cáncer, la hipoxia, característica de los tejidos tumorales, afecta de forma directa a la eficiencia de los tratamientos con quimioterapia y radioterapia. Y no solo eso, sino que la ausencia de oxígeno favorece el desarrollo de la angiogénesis, la infiltración y la metástasis.

Como se ha comentado antes, el oxígeno es el elemento fundamental para la óptima desarrollo celular; es el combustible que necesitan las células para llevar a cabo su actividad. Cuando los niveles de esta sustancia disminuyen hasta llegar a una situación de hipoxia, las proteínas implicadas en el ciclo celular, además de la proliferación, el metabolismo y la apoptosis celular, se verán gravemente afectadas. En el caso del cáncer, por ejemplo, esta situación incrementará la malignidad del tumor.

El oxígeno hiperbárico tiene la función principal de combatir la hipoxia, restableciendo los niveles de oxígeno en los tejidos afectados y revirtiendo sus efectos.

3. Restablece la circulación sanguínea

Uno de los síntomas principales los problemas de salud, sobre todo aquellos que afectan directamente a los niveles de oxígeno en sangre, es la mala circulación sanguínea. Esto no solo agrava los cuadros hipóxicos, anteriormente comentados, sino que además impide la llegada de aquellas sustancias y elementos necesarios para el óptimo funcionamiento del organismo y su recuperación.

El incremento del oxígeno en sangre favorece el flujo sanguíneo, mejorando rápidamente la circulación y permitiendo la correcta llegada de sangre a todas las partes del cuerpo. Este proceso de mejora tiene consecuencias directas e instantáneas, las cuales favorecerán los procesos de curación y recuperación.

Por ejemplo, el oxígeno hiperbárico acelera los procesos de la cicatrización de heridas, ya que la mejora del flujo sanguíneo aumenta los niveles de colágeno, elemento indispensable en cicatrización. Además, esta sustancia realiza una hidratación profunda en la dermis, acelerando los procesos antioxidantes y favoreciendo la microcirculación.

Por otro lado, la restitución de la circulación sanguínea trae consigo la neoangiogénesis, generación de nuevos vasos sanguíneos totalmente funcionales, lo que favorece la disminución del edema y la desaparición del dolor.

Los beneficios de la medicina hiperbárica pueden percibirse también a nivel cerebral, donde el oxígeno extra ayuda a regular y equilibrar la demanda de oxígeno del cerebro, lo que mejora notablemente la actividad cerebral y todos los procesos que tienen que ver con ella: memoria, capacidad de concentración, agilidad mental, descanso, etc.

4. Regula el estrés oxidativo

Los hábitos, la alimentación, los factores medioambientales y las enfermedades pueden acelerar el estrés oxidativo de las células. Este fenómeno se produce cuando el organismo alberga un exceso de radicales libres, los cuales se reproducen de manera incontrolada, y no existen suficientes antioxidantes para contrarrestarlos.

El estrés oxidativo fomenta el envejecimiento prematuro de las células y, por tanto, del organismo; además de ser un factor agravante en muchas patologías y problemas de salud.

El oxígeno hiperbárico regula el estrés oxidativo y ayuda a revertir todas sus consecuencias.

5. Disminuye la inflamación de los tejidos

La inflamación del tejido, ya sea la causa o un síntoma derivado de una afección, está presenta en la mayoría de patologías y problemas de salud. Los edemas tienen dos consecuencias directas: la aparición de molestias y dolor, así como la proliferación de regiones hipóxicas, ya que la inflamación impedirá la llegada del flujo sanguíneo y, por tanto, del oxígeno a la zona afectada. Al incrementar el nivel de oxígeno en sangre y activar de nuevo la circulación, se produce un efecto antiinflamatorio en todo el organismo.

En muchos casos esto será fundamental a la hora de abordar y mitigar los síntomas, como por ejemplo, como ocurre con la artritis o la artrosis: al reducir la inflamación de la membrada sinovial, responsable de la producción del líquido sinovial y el tejido cartilaginoso, disminuye el riesgo de desarrollar fístulas y paraliza el avance la esclerosis en el hueso subcondral.

6. Alivia el dolor

El incremento de oxígeno en sangre mejora la oxigenación intracelular (dentro de la propia célula), lo que permite su llegada a las mitocondrias, encargadas de producir parte de la energía celular para la actividad celular. Por otro lado, la mejora de la circulación sanguínea no solo elimina el círculo vicioso de “edema – mala circulación – mayor inflamación”, sino que ayuda al trabajo de los neurotransmisores (responsables de transmitir la información del dolor) y el correcto funcionamiento del sistema nervioso central.

Por otro lado, la oxigenoterapia promueve la generación de interleuquinas antiinflamatorias, disminuye la producción de interleuquinas inflamatorias y favorece la vasoconstricción no hipoxemiante, lo que ayuda a eliminar la inflamación y reducir la extravasoconstricción de líquido, ambos procesos responsables del dolor. Además, el aumento de oxígeno promueve la producción de péptidos opioides endógenos, elementos analgésicos fundamentales en la gestión y regulación del dolor.

En el caso del dolor de cabeza, por ejemplo, la medicina hiperbárica es realmente eficaz, ya que disminuye la inflamación del sistema nervioso central y el tejido neuronal, y gracias al proceso de vasoconstricción, anula la dilatación del tejido neuronal típico de esta afección.

7. Fortalece el sistema inmune

Como ya se ha comentado durante todo el artículo, el oxígeno es el elemento base que proporciona energía a las células; cuando se aplica el tratamiento de oxigenoterapia, las células reciben un extra de combustible que permitirá mejorar todos los procesos del organismo, entre los que se encuentra el mecanismo de defensa: el sistema inmunológico.

Por otro lado, oxígeno hiperbárico favorece la función de los fagocitos (célula inmunitaria), responsables de defender al organismo frente a elementos externos y maliciosos. Asimismo, la oxigenoterapia aumenta la disposición bacteriana de los glóbulos blancos, los cuales cumplen una tarea fundamental en heridas y lesiones.

8. Se aplica sin dolor y no presenta efectos secundarios nocivos

Además de todo lo comentado anteriormente, una de las mayores ventajas del tratamiento con oxigenoterapia es su sencillo procedimiento, ya que este simplemente tiene que respirarse. Para ello, el paciente accede a las cámaras hiperbáricas, donde podrá disfrutar de la lectura, ver una película, sumergirse en una experiencia de realidad virtual, descansar o consultar su teléfono mientras recibe el tratamiento.

Aunque el oxígeno es utilizado como un fármaco gaseoso, su tratamiento no requiere medicación. Además, su uso no presenta ningún efecto secundario adverso para la persona, ni durante ni después de mismo.

Preferencias de privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.