Chequeo-cardiológico-poscovid

Prevención de enfermedades cardiovasculares después del COVID-19: chequeo cardiológico y oxigenoterapia

Las secuelas cardiovasculares del COVID-19

Numerosos estudios e investigaciones médicas confirman las consecuencias cardiovasculares del COVID-19, las cuales pueden afectar tanto a pacientes hospitalizados como a personas asintomáticas. Los resultados determinan que la infección supone un incremento de riesgo cardiovascular tardío, al menos 30 días después del contagio.

Para defenderse del virus el cuerpo genera una alta respuesta inflamatoria, lo que supone una inflamación del endotelio, tejido que recubre la parte interna de los vasos sanguíneos, así como del endocardio, membrana que recubre localmente las cavidades del corazón, entre muchas otras partes del cuerpo. Este proceso inflamatorio aumenta el riesgo de sufrir, a corto y medio plazo, enfermedades cardiovasculares como la miocarditis.

Asimismo, y aunque todavía no se han obtenido resultados concluyentes, la infección por COVID-19 podría causar un aumento de la coagulación de la sangre, volviéndola más espesa y obstruyendo los vasos sanguíneos. Esta afección es la principal causa del ictus y de los coágulos de sangre, la infección por Covid-19 podría incrementar el riesgo de sufrir algún episodio de ambas afecciones en aquellas personas con enfermedades cardiacas.

El COVID-19 tiene consecuencias cardiovasculares también en personas asintomáticas.

La afección cardiovascular más común entre las personas contagiadas es el trastorno del ritmo cardíaco en forma de arritmias como la fibrilación auricular, seguido por la generación de coágulos en las extremidades inferiores, coágulos en los pulmones y/o insuficiencia cardíaca.

Además de estos problemas de salud, se ha observado en aquellos pacientes hospitalizados, el desarrollo precoz de la enfermedad tromboembólica venosa.

1 de cada 16 pacientes hospitalizados por Covid-19 presentan problemas cardiovasculares.

Uno de los últimos estudios, publicado por la Revista Española de Cardiología (REC), concluye que uno de cada 16 pacientes hospitalizados por COVID-19 sufre algún trastorno de salud de índole cardiovascular, entre los 30 primeros días y el primer año tras haber superado la infección.

Secuelas postCOVID cardiovasculares también en niños

Una de las mayores incógnitas respecto a las consecuencias del COVID-19 es la aparición del Síndrome inflamatorio multisistémico, desarrollado en raras ocasiones por niños y jóvenes a raíz del coronavirus, entre cuatro y seis semanas después de la infección.

Uno de sus síntomas es la afección de las funciones cardíacas, en particular destaca el daño al ventrículo izquierdo, cavidad del corazón encargada de bombear sangre oxigenada.

Revisión de la salud cardiovascular después del COVID-19: el chequeo cardiológico

Tras pasar por el COVID-19 de forma asintomática o en sus manifestaciones más graves, es fundamental conocer si existen secuelas cardiovasculares que, tiempo después de la infección, podrían degenerar en graves problemas de salud.

El chequeo cardiológico se compone de diferentes pruebas, todas ellas de ejecución sencilla y de carácter no invasivo, a través de las cuales podemos conocer el estado del corazón y del sistema cardiovascular. Este estudio es la herramienta médica imprescindible para diagnosticar y tratar enfermedades cardiovasculares, así como evaluar el riesgo de desarrollar problemas de salud relacionados.

Entra en el enlace y conoce todo lo que necesitas saber sobre el chequeo cardiológico.

La cantidad y tipología de las pruebas se realizarán en base a la sintomatología del paciente, asimismo, un chequeo cardiológico básico incluye: consulta de cardiología, electrocardiograma (ECG), prueba de esfuerzo o ergometría y análisis del perfil lipídico.

Si estas pruebas no fuera suficientes, y en función del paciente, el cardiólogo podría solicitar otras pruebas como análisis de sangre complementarios, ecocardiografía, espirometría, TAC Coronario, Eco Doppler TSA, ecocardiograma transesofágico, resonancia magnética, caterismo, estudio electrofisiológico, etc.

Mejorar la salud cardiovascular después del COVID-19 con la oxigenoterapia

Además de las secuelas cardiovasculares, el COVID-19 afecta a medio y largo plazo al organismo, generando secuelas físicas como la fatiga, afecciones neurológicas, musculares, cutáneas y digestivas, entre otras. El oxígeno hiperbárico, oxígeno puro administrado a una presión más alta de la normal, actúa como un fármaco en forma de gas que potencia los procesos de recuperación del organismo.

La oxigenoterapia o medicina hiperbárica está indicada para el tratamiento de multitud de enfermedades y problemas de salud, entre los que se encuentran el cáncer, el pie de diabético o la cicatrización de heridas y úlceras.

En el caso de las secuelas cardiovasculares poscovid, el tratamiento con medicina hiperbárica supone un incremento de los niveles de oxígeno en sangre, lo cual contribuye a mejorar la circulación sanguínea y produce un efecto antiinflamatorio generalizado. Esta hiperoxigenación de los tejidos contribuye a mejorar el sistema cardiovascular y ayuda a su recuperación en caso de afección cardiaca. Además, el oxígeno hiperbárico tiene efectos analgésicos, fortalece el sistema inmunológico y contribuye a la prevención.

Si quieres saber más sobre este tratamiento médico, contacta con nuestro equipo médico o consulta nuestro apartado de Preguntas Frecuentes.

Chequeo cardiológico y medicina hiperbárica en Oksygen Experience

Oksygen Experience es una clínica especializada en el tratamiento con oxigenoterapia y recuperación y control médico a través de nuestro servicio de fisioterapia, coach de salud y coach deportivo, análisis clínicos y rehabilitación con realidad virtual.

Si has pasado el COVID-19 y quieres saber cuál es el estado de su salud cardiovascular, solicita un chequeo cardiológico en Oksygen Experience, el cual incluye:

  • Estado físico (consulta y exploración física, peso y talla, informe de composición corporal).
  • Corazón y pulmones (prueba de esfuerzo, presión arterial y pulso, electrocardiograma, ecocardiograma, espirometría)
  • Análisis clínicos (hemograma completo, niveles de creatinina y ácido úrico, niveles de glucosa, niveles de colesterol y triglicéridos, niveles de hierro y iones, parámetros hepáticos).

También puedes reservar ya tu sesión de oxigenoterapia y empezar a disfrutar de todos sus beneficios.

¡Conoce las experiencias de nuestros pacientes!

Preferencias de privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.