Enfermedades-tripulación-tratamiento-oxigenoterapia

Prevenir y tratar las 5 enfermedades más comunes del personal aéreo con medicina hiperbárica

El estado de salud del personal aéreo se ve condicionado por multitud de factores, los cuales pueden incrementar el riesgo a la hora de sufrir determinadas enfermedades. 

Tanto pilotos como auxiliares de vuelo están continuamente expuestos a situación de presión y estrés, puesto que de ellos depende directamente la integridad física de los viajeros. Esta situación, en principio rutinaria, tiene consecuencias directas en la salud mental de la tripulación, pudiendo desembocar en trastornos de ansiedad, fatiga, depresiones, problemas de concentración, insomnio, etc. 

Asimismo, la tesitura de verse obligados a adaptarse a diferentes husos horarios tiene claras consecuencias en los ritmos circadianos. A lo cual se suma la aclimatación continuada a diferentes lugares, culturas e idiomas. Esta alteración de los ritmos biológicos y naturales no solo afecta a la salud mental, sino que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades y problemas de salud, como por ejemplo el cáncer. Además, esta situación genera un efecto en cadena que afecta al control del metabolismo hepático, lo que incrementa el riesgo de sufrir afecciones en el hígado, inflamaciones crónicas, incluso tumores. En el caso de las enfermedades oncológicas, el denominado “jet lag” tiene un efecto directo en los ácidos biliares.

Por otro lado, el trabajo de pilotos y tripulación está asociado con la afección tanto de los genes responsables del envejecimiento, como patologías relacionadas con el sistema inmunitario, el sistema cardiovascular, así como problemas físicos como problemas multiesqueléticos.

Si quieres conocer cuáles son las enfermedades más frecuentes entre el personal aéreo y cómo abordar y prevenir su desarrollo, no te pierdas nuestro artículo Las 5 enfermedades más comunes entre los pilotos y el personal de cabina que pueden prevenirse o tratarse con oxigenoterapia. A continuación te explicamos cómo ayuda la oxigenoterapia en la prevención y tratamiento de cada una de estas patologías.

Paliar los síntomas de las enfermedades cardiovasculares

Entre las afecciones cardiovasculares más frecuentes entre la tripulación se encuentran la enfermedad coronaria, la cardiopatía isquémica, el infarto, la angina de pecho, la arritmia, las enfermedades cardíacas congénitas, la insuficiencia cardíaca, las valvulopatías, la pericarditis, el tromboembolismo pulmonar y la fibrilación articular.

En todos los casos, la oxigenoterapia aumenta el flujo sanguíneo y la producción de colágeno, lo que contribuye a fortalecer las paredes venosas afectadas por diferentes afecciones y problemas de salud, mejorando así la circulación de la sangre y evitando la aparición de coágulos, edemas y sensación de dolor

Asimismo, el oxígeno hiperbárico fomenta la angiogénesis, la formación de nuevos vasos sanguíneos, lo que permite la llegada de oxígeno a aquellas zonas con problemas de oxigenación.

Por otro lado, el tratamiento regula los niveles de glucosa en sangre y potencia el efecto hipoglucemieante de la insulina, lo que ayuda a controlar el crecimiento y rigidez excesivo de las paredes de las arterias, evitando el aumento de la presión arterial.

Aliviar el dolor de espalda, relaja la tensión en las cervicales y mejora la movilidad articular

Aunque parezca una cuestión menor, el desplazamiento continuado de peso y equipaje, así como el hecho de estar sentado durante largas horas en una misma postura, es uno de los principales problemas del personal aéreo. Las molestias localizadas, sobre todo, en espalda, cervicales y cadera, pueden desencadenar, a la larga, afecciones multiesqueléticas como la distensión muscular, la discopatía o rotura de disco, el espasmo muscular, la lesión o tensión de la ciática, el desarrollo de una curvatura anormal de la columna, la artritis, la osteoporosis, además de la rigidez articular y el dolor.

El incremento de los niveles de oxígeno, mediante el tratamiento de medicina hiperbárica, reduce el edema permitido el correcto flujo sanguíneo y generando una sensación de alivio al momento. Asimismo, este fármaco en forma de gas promueve la producción de interleuquinas antiinflamatorias, reduciendo la producción de interleuquinas inflamatorias; además de incrementar la generación de péptidos opioides endógenos, sustancia analgésica fundamental en la regulación del dolor.

Por otro lado, como se ha comentado anteriormente, al incrementar los niveles de oxígeno en el cuerpo, aumenta también la producción de colágeno, lo que influye directamente en la regeneración del tejido dañando y la movilidad articular.

Hacer frente a la fatiga y recuperar la vitalidad

Las largas jornadas de vuelo, así como factores como el estrés, la ansiedad, las dificultades para dormir, etc., generan una sensación de cansancio crónico y generalizado conocido como fatiga. Además de la falta de energía, este problema de salud favorece el desarrollo o el agravamiento de otras afecciones.

El tratamiento con medicina hiperbárica elimina la sensación de cansancio, ya que gracias incremento del nivel de oxígeno en sangre se activa la ATP celular, fundamental en la obtención de energía en las células. De esta forma se consigue, de manera totalmente natural, suplir el déficit energético y superar la sensación de cansancio.

Relajación del organismo para hacer frente al estrés y la ansiedad

El personal aéreo y, sobre todo, los pilotos están expuestos a muchas situaciones de estrés durante su jornada laboral. La presión en la toma de decisiones, así como la gestión de situaciones complejas, tiene consecuencias directas en la salud mental de la tripulación; factor que es imprescindible poner sobre la mesa, ya que de ellos depende la seguridad y el bienestar de las personas que viajan en avión.

Las sesiones de oxigenoterapia ayudan a regular cuestiones relacionadas con el tratamiento del estrés y la ansiedad como el descanso, la relajación física y mental o la sensación de bienestar generalizada. Asimismo, el oxígeno hiperbárico contribuye a disminuir el estrés oxidativo, regulando el exceso de radicales libres y ralentizando el deterioro del organismo y su envejecimiento prematuro. Además, también contribuye al mantenimiento de los antioxidantes naturales.

Prevenir y tratar el Síndrome Aerotóxico

El Síndrome Aerotóxico presenta sintomatología de carácter respiratorio y neurológico, y tiene su causa a raíz de la continua exposición de la tripulación a sustancias químicas tóxicas localizadas en el interior del avión.

La medicina hiperbárica ese el tratamiento idóneo para prevenir el desarrollo de dicha enfermedad, así como para su tratamiento. Por un lado, el oxígeno hiperbárico revierte la hipoxia (déficit de oxígeno) en los tejidos y reduce la demanda ventilarotia, mejorando el metabolismo, la función muscular y el sistema cardiovascular. Como consecuencia, aumenta el tiempo de la espiración, mejorando el vaciado pulmonar, lo que permite expulsar con mayor eficacia las sustancias tóxicas del organismo. 

Por otro lado, el incremento de oxígeno en sangre reduce la inflamación de la mucosa, lo que también contribuye a mejorar la salida del aire.

Aumenta la sensibilidad del tumor frente a los tratamientos oncológicos

La altitud es un factor determinante para pilotos y auxiliares de vuelo, ya que su cercanía al sol les hace estar más expuestos frente a los rayos ultravioleta y la radiación cósmica. Por este motivo, el personal aéreo tiene mayores probabilidades de desarrollar enfermedades oncológicas como el melanoma.

La oxigenoterapia es un gran aliado para los pacientes oncológico por diversos motivos:

  • Incrementa la sensibilidad del tumor frente a los tratamientos oncológicos. Una de las principales características del tejido tumoral es la falta de oxígeno en el área afecta, al restablecer lo niveles de oxígeno las células asimilarán mejor los compuestos químicos de la quimioterapia, así permitirá incrementar la eficacia de la radioterapia.
  • Acaba con las áreas hipóxicas del tejido tumoral. El déficit de oxígeno en una zona se conoce como hipoxia, fenómeno propio del tejido canceroso. El incremento del nivel de oxígeno en la zona hipóxica permite restablecer todos los procesos de recuperación como el ciclo celular, así como la mejora en la asimilación de los tratamientos.
  • Restablece la circulación normal del oxígeno en la zona del tumor, lo que permite la correcta distribución del tratamiento y el correcto funcionamiento de organismo para hacer frente a la enfermedad.
  • Regulación del estrés oxidativo, el cual tiene consecuencias directamente la eficacia de los tratamientos oncológicos.
  • Disminuye el dolor; favoreciendo la oxigenación intracelular, generando un efecto antiinflamatorio y analgésico generalizado, y favoreciendo el flujo de información de los neurotransmisores a través del sistema nervioso central.
  • Fortalece el sistema inmunológico, proporcionado a las células el combustible necesario (el oxígeno) para llevar a cabo la función celular, así como favoreciendo el trabajo de los fagocitos (células inmunitarias), principales responsables de la defensa del organismo frente a elementos externos malignos.
  • Mejora la tolerancia del paciente frente a los tratamientos oncológicos y sus efectos secundarios.
Preferencias de privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.