Oxigenoterapia-cáncer-tratamientos-oncológicos

7 puntos clave sobre el uso de la oxigenoterapia en pacientes de cáncer

La medicina hiperbárica está indicada para tratar gran diversidad de patologías por su carácter no invasivo y sus múltiples beneficios. En el caso de las enfermedades oncológicas, la oxigenoterapia es utilizada como tratamiento complementario al tratamiento principal con el objetivo de aumentar la eficacia del mismo, mejorando la tolerancia y la salud del paciente. Su uso está indicado para todo tipo de cáncer.

El tratamiento con oxigenoterapia se aplica en cámaras hiperbáricas, espacios especialmente habilitados donde el paciente respira oxígeno a una presión más alta de la normal con el fin de aumentar los niveles de esta sustancia en la sangre. De esta manera, el oxígeno se distribuye fácilmente por todo el cuerpo llegando a las zonas con déficit, generando como resultado innumerables beneficios para el organismo. El incremento de oxígeno en sangre permite mejorar los tejidos dañados, eliminar las sustancias tóxicas y acelerar los procesos de recuperación del cuerpo, generando un efecto cicatrizante y antiinflamatorio. Asimismo, el oxígeno es fundamental para mantener un sistema inmunológico fuerte.

La oxigenoterapia potencia la recuperación de los pacientes de cáncer

En los pacientes con cáncer la oxigenoterapia presenta una doble ventaja: su aplicación disminuye la resistencia de tumor frente a los tratamientos, a la vez que aumenta la tolerancia y la resistencia del paciente frente a estos y sus efectos secundarios.

A continuación te explicamos los 7 puntos clave del uso de la medicina hiperbárica en los tratamientos oncológicos.

1. Aumenta sensibilidad del tumor frente a quimioterapia y la radioterapia

Una de las características del tejido tumoral es el déficit de oxígeno en la zona, lo cual dificulta la circulación sanguínea necesaria para la óptima asimilación de los tratamientos. La oxigenoterapia tiene el objetivo de revertir esta situación, ya que permite restablecer lo niveles de oxígeno en la zona, aumentando así la sensibilidad del tejido tumoral y potenciando la eficacia de los tratamientos.

Quimioterapia más eficaz

En el caso del tratamiento con quimioterapia la oxigenoterapia ayuda a incrementar los efectos citostáticos de los medicamentos empleados. El aumento de oxígeno favorece el metabolismo celular, es decir, el proceso mediante el cual las células asimilan los compuestos químicos de los fármacos utilizados en el tratamiento.

Mejora en el tratamiento con radioterapia

El tratamiento con radioterapia tiene una mayor eficacia en los tejidos tumorales que se encuentran correctamente oxigenados. Así lo indican recientes estudios en los que se observó que los tumores sometidos a sesiones de oxigenoterapia, antes de la radiación, requerían una menor cantidad de rayos X. Del mismo modo, estas investigaciones también corroboran una mayor eficacia de la radioterapia en los tratamientos que se combinan con sesiones de medicina hiperbárica justo antes del tratamiento con rayos, así como una reducción del crecimiento tumoral, una mejoría en el control tumoral local y un aumento de la esperanza de vida de los pacientes.

2. Eliminar las zonas hipóxicas de los tejidos tumorales

El déficit de oxígeno en el tejido tumoral es uno de los factores principales que determinan la eficacia de los tratamientos oncológicos, se trata de un trastorno común de áreas cancerígenas conocido como hipoxia. Además de dificultar la correcta asimilación de la quimioterapia y radioterapia, la hipoxia favorece la evolución de la angiogénesis, la infiltración y la metástasis. Asimismo, la falta de oxígeno tiene consecuencias directas en las proteínas implicadas en el ciclo celular, así como la proliferación, el metabolismo y la apoptosis celular, incrementando la malignidad del tumor.

La oxigenoterapia es el tratamiento idóneo para restablecer el nivel de oxígeno de las zonas hipóxicas, eliminándolas casi por completo.

3. Restablecer el flujo sanguíneo de la zona cancerígena

La restauración del nivel de oxígeno en los tejidos afectados permite la correcta circulación del flujo sanguíneo, posibilitando la óptima distribución de los tratamientos oncológicos, así como de los diferentes elementos y sustancias necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

4. Regular el estrés oxidativo

Las células tumorales transforman los antioxidantes y los procesos reparadores del cuerpo encargados de combatir el estrés oxidativo, esta afección influye en la eficacia del tratamiento con quimioterapia impidiendo el correcto funcionamiento de los citostáticos. El aumento de oxígeno en la sangre ayuda a equilibrar y restaurar este proceso.

5. Alivio del dolor

El tratamiento con oxigenoterapia favorece la oxigenación intracelular (dentro de la célula) llegando a las mitocondrias, encargadas de producir la mayor parte de la energía celular, esto provoca un efecto antiinflamatorio que reduce los edemas y la inflamación de los tejidos. Asimismo, una buena circulación sanguínea en el sistema nervioso central tiene consecuencias positivas sobre los neurotransmisores.

6. Fortalecimiento del sistema inmunológico

El oxígeno es el elemento más importante en la producción de energía, es el “combustible” de las células. El incremento de oxígeno supone un aporte extra de energía a nivel celular, lo cual mejora los procesos naturales del organismo, entre ellos los mecanismos de defensa.  Asimismo, favorece el trabajo de los fagocitos (célula inmunitaria), principales agentes en la defensa del cuerpo frente agentes malignos y externos.

7. Incremento de la tolerancia del paciente de cáncer frente a los tratamientos y sus efectos secundarios

Los tratamientos oncológicos no solo actúan sobre el tejido tumoral, estos llegan a ser tan agresivos y potentes que afectan también a las células sanas, corrompiéndolas y deteriorándolas. Esta situación tiene graves consecuencias para la salud del paciente y merma su calidad de vida. Gracias a los beneficios de la medicina hiperbárica los pacientes de cáncer aumentan su tolerancia y resistencia, fortaleciendo su sistema inmunológico, revitalizando los procesos de regeneración celular y sensibilizando el tejido tumoral frente al tratamiento.

Otros beneficios para la salud

Además de los beneficios descritos especialmente importantes en pacientes oncológicos, el tratamiento con oxigenoterapia tiene muchas otras consecuencias positivas en la salud de las personas. Entre los beneficios más importantes destacan:

  • Mejora del sistema nervioso.
  • Reducción de la presión sanguínea.
  • Mejora de la circulación.
  • Acelera los procesos de cicatrización.
  • Mejora la memoria.
  • Reducción de varices y celulitis.
  • Promueve un correcto tránsito intestinal.
  • Regulación del metabolismo.
  • Regula el descanso.
  • Aumento de la producción de melanina.
  • Fortalece el cabello.
  • Mejora la piel.

Pregunta a nuestros expertos

Los tratamientos de medicina hiperbárica se llevan a cabo en clínicas especializadas. Si quieres saber más sobre la oxigenoterapia aplicada en paciente de cáncer no dudes en consultar tus dudas con nuestro equipo médico. También puedes consultar nuestro apartado de Preguntas frecuentes o profundizar sobre el tema en el artículo ‘Oxigenoterapia para enfermedades y tratamientos oncológicos’.

Preferencias de privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.